¿Cuántos alojamientos turísticos hay en Sitges?

Muchos. Cada vez hay más apartamentos vacacionales en el mercado. Cada vez hay más casas de alquiler turístico con piscina y jardín. Cada vez hay más anfitriones encantadores como nosotros ;)

¿Cómo hacemos para diferenciarnos de tal feroz competencia?

Voy a contártelo enseguida, pero antes te contaré algo que me pasó con un huésped el verano del 2016.

Era agosto, plena temporada alta. El sol derretía mis chanclas nuevas. Mi boca estaba seca como una lija de papel. El Paseo Marítimo olía a protector solar. Y yo me arrastraba con la lengua afuera de un apartamento a otro recibiendo huéspedes impacientes y deseosos de ir a darse el primer chapuzón del año.

Ese día era uno de esos.

Corriendo llegué al último check in del día. Una pareja encantadora me estaba esperando con una sonrisa que tumbaba cualquier mal humor. Les devolví la sonrisa, y les enseñé el apartamento. Mi sorpresa llegó cuando abrieron su maleta y sacaron algo que parecía una botella. Yo pensaba…podrían esperar a que me vaya para desarmar la maleta, ¿no? Pues no. Eso que parecía una botella, lo era. Y era para mí. Los huéspedes, sin conocerme de nada, me trajeron un regalo típico de su país. Lo compraron pensando en mí.

Y, ¿qué les di yo a cambio?

Un tímido, vergonzoso y casi imperceptible gracias.

La vergüenza me devoró.

La anfitriona soy YO. El regalo lo tengo que dar YO. No ellos. YO.

Y así fue como aprendí la lección.

Lección que poco a poco me comenzó a diferenciar del resto de los anfitriones de alquileres turísticos.

Sitges está plagado de agencias de alquileres vacacionales y yo necesitaba ser diferente.

¿Sabes en qué consiste un mini Pack de Bienvenida?

Es eso que los huéspedes más distraídos se olvidan de meter en la maleta con tanto afán de meter bañadores, chanclas y vestidos de cocktail.

Un cepillo de dientes, una pasta dental, un pequeño bote de champú y crema humectante.

¿Y qué pasa si llegan a última hora del día?

Aquí no tenemos supermercados abiertos las 24 horas. Y no está en los planes tenerlos.

Un pack con café recien molido, azúcar y sobres de leche en polvo puede alegrar la primera mañana de sus vacaciones.

Ya habrá tiempo de comprarse su café, su pan recien horneado y su zumo de naranja. Pero al primer cafecito de las vacaciones lo invito yo.

Luego llegan los detalles adaptados a la época del año.

Sitges es un pueblo de playa, sol, tapas y sangría. ¿Qué tal si les ofrezco un vino local?

Mis huéspedes favoritos lo reciben. No diré quienes son, ellos lo saben.

Hablemos de detalles.

Ya he afinado mi vista y puedo leer entre líneas. Pocas veces se me escapa un cumpleaños. A un aniversario quizás no llego, a no ser que lo dejen caer, o lo intuya, o lo imagine. Igual lo imagino y a los huéspedes les cae un detalle sorpresa que no les corresponde.

Poco importa, el caso es que si me entero de fechas especiales, allí caerá una atención de mi parte.

Y así, pasito a pasito voy creando mi toque personal. Así, consigo que los huéspedes se lleven un buen recuerdo. Así, logro que cuando se van, ya estén pensando en volver.

¿Qué te parecen estas ideas? ¿Tienes alguna que podamos agregar?