Hasta que de una plumazo se borraron nuestras sonrisas. Y nuestra felicidad salió corriendo. La muy viva se dio cuenta antes que nosotros que habíamos sido engañados.

Tocamos el timbre y mi dedo se trajo consigo un trozo de pared. Entramos al apartamento y lo primero que hicimos fue buscar las ventanas azules. Esas ventanas tan pintorescas que le daban un aire vintage.

"No veo las ventanas azules, y tú?”

“Tampoco. Las habrán pintado de otro color. No pasa nada. Venga, vamos a ver la vista a las tiendas de la calle. Es entretenido ver a la gente paseando.”

Es que no había ventanas. Ni azules, ni verdes, ni violetas. Tampoco veíamos tiendas abajo, porque no habían ventanas por donde mirar.

En fin, que nos engañaron como a dos adolescentes novatos.

Si no sabes por dónde empezar cuando tienes que preparar la descripción de tu anuncio, éstas ideas te situarán en el punto de partida.

Cuando escribes el texto de tu anuncio hay algo que es más importante que el anuncio en sí.

1- Esto es como el primer mandamiento: No mentirás.

Sagrado. No sirve de nada engañar a tus huéspedes. Ellos han sido honestos contigo, ¿porqué tú no lo eres?

Si no tienes ventanas (aunque dudo que sea el caso), seguramente tu alojamiento sea ideal para estancias cortas. Dilo sin rodeos. Búscale el contrapunto. Quizás tu cafetera prepara los cafés más deliciosos de la ciudad. Busca algo que dar a cambio por la falta de ventanas.

2- Establece cuál es tu propósito único de venta.

Seguramente tu alojamiento tiene algo que tu competencia no tiene. O lo tiene pero no lo cuenta. Céntrate en eso.

Hay muchos alojamientos a 5 minutos de la playa. Pero no todos tienen ropa de cama y toallas que te acarician con solo mirarlas. Tus huéspedes agradecerán que les detalles eso único que solamente tú le ofreces. Así podrán elegir mejor.

3- Sé conciso, corto y usa palabras precisas.

Tus potenciales huéspedes no quieren leer un manifiesto. Quieren saber si tu alojamiento tiene esa cama cómoda y acolchada que se muestra en las fotos. O si está ubicado en una calle peatonal sin coches ni semáforos. Dilo exactamente así. O si el baño tiene bidet. Explícalo claro y sin vueltas.

Ellos van a ir directamente a lo que buscan. Ya luego habrá tiempo de explayarse. Por ahora es suficiente con ser directos, claros y concisos pero sin pasar por alto ningún detalle.

4- Mantén tu tono.

Todos tenemos una manera única de comunicarnos. Se tú mismo. No intentes parecer más profesional con palabras rimbombantes que no te identifican. Describe tu alojamiento con el tono en el que hablas.

Si eres una persona divertida y sonriente, escribe con una sonrisa. Los huéspedes lo percibirán. Sus vacaciones comienzan en ese momento, al leerte. Si los atraes desde el minuto uno, serán tuyos para siempre.

5- Cuéntale a tus potenciales huéspedes como será su experiencia al elegirte.

A todos nos gustan las historias, aprovecha y cuenta una en la que el huésped y el alojamiento sean los protagonistas.

Describe lo romántico que será preparar juntos una cena para dos después después un perfecto día de playa. Cómo se sentirán al darse un baño de espuma con los productos que les has dejado para que ellos los disfruten. Cuéntales cómo será despertarse y disfrutar de un café delicioso recién hecho y unos croissants esponjosos y calentitos que solamente en la panadería de abajo de tu casa saben preparar.

Si controlas estos 5 puntos, estarás mas cerca de lo que crees para escribir un anuncio que enamore. Es importante crear ese “feeling” con los potenciales huéspedes. Si les gusta la manera en que lo comunicas se sentirán mas confiados al elegirte.

No es difícil, solamente hay que ponerse en sus pantalones y comenzar a escribir.