Eso de comprar en la tienda del barrio el vino que bebe tu vecino. El que se elabora con las uvas de la region. Combinarlo con ese queso típico de la zona. Y tener la posibilidad de preparar la cena exquisita a la luz de las velas en la terraza de tu apartamento. Es el combo perfecto.

Esto un hotel no te lo ofrece.

En épocas como las que estamos transitando, es cuando mucha gente se da cuenta de que los apartamentos y casas son una opción excelente para pasar sus vacaciones.

¿Te atreves a re inventarte?

Te dejo 3 ideas de porqué alojarte en un apartamento vacacional es más tentador que una habitación de hotel:

- Alejémonos de la multitud

Recuerdo aquellas épocas en las que el gentío era lo que buscaba. Mucha gente, ruido, movimiento. Eso me hacia sentir acompañada, viva. Me movía en grupo y eso de vivir en masa me encantaba.

Pero atrás quedaron esas épocas de vida loca.

Si opinas como yo, seguramente ahora buscas paz, calma y silencio.

Pasamos épocas confusas, alejémonos del autobús repleto de gente, las prisas para llegar a todo, el gentío yendo de un lugar a otro.

Si podemos tomar distancia, tomémosla. Un apartamento es exclusivamente para nosotros. No compartiremos el desayuno ni las zonas comunes con nadie. Tendremos nuestro propio espacio para preparar unas deliciosas comidas. No habrán pasillos largos que nos lleven a ninguna zona común.

- Busquemos alternativas mas económicas.

¿Has hecho cuentas? En un hotel siempre te cobraran por habitación. En un apartamento te cobraran por apartamento. No soy una iluminada.

Pero un apartamento, hablando de categorías similares, siempre será más económico que un hotel. Principalmente porque tiene capacidad para más personas. Y también porque te ofrece la posibilidad de cocinar allí. ¿Cómo llevas eso de pagar 100 euros en una cena normalita? Y esa cena multiplicada por la cantidad de noches que estarás de vacaciones.

Cuando en una habitación de hotel te cobren 60 euros por habitación doble, en un apartamento pueden cobrarte entre 60 y 80 euros para 4 personas. Entre 15 y 20 euros por persona no está mal, ¿no?

Luego debemos sumar el desayuno del hotel. Y ni hablar de las cenas y las comidas.

- Seamos flexibles

Un alojamiento turístico puede ser más flexible que un hotel. Como son unidades independientes, se pueden controlar por separado. El huésped habla directamente con el propietario (o agencia intermediaria ) y acuerdan una política juntos si es necesario.

Nos beneficiamos todos. Podemos ser flexibles con la cantidad de noches mínimas a reservar o con la política de cancelación.

El servicio es más personal y el trato más casero. Siempre tendrás un anfitrión para ti que resuelve tus dudas.

La Próxima vez que hagas planes, considera la opción de ir a un apartamento. Te aseguro que hay apartamentos impecables, nuevos, con un servicio al cliente personalizado y profesional. Pagaras mucho menos que en un hotel y la experiencia será inolvidable.

Eso si, no te pierdas la experiencia de preparar una cena a la luz de las velas con productos locales. Me lo vas a agradecer.